viernes, 19 de enero de 2018

IRUÑA, CAPITAL VASCA

Perdonen los lectores y lectoras, pero otra vez toca escribir perogrulladas. UPN y PP han solicitado la declaración de persona no grata para Arantxa Tapia, consejera del Gobierno Vasco, por haber dicho que Pamplona es una “capital vasca”. Así que vuelta la burra al trigo. ¿Qué hemos hecho en Navarra para padecer semejante grado de estulticia en nuestra clase política? ¿Por qué nos obligan a discutir al nivel del borrico si a esa altura todos tenemos las de perder? ¿Qué gana la derecha con ello? ¿Por qué para defender la separación institucional de Navarra del resto de provincias vascas -algo totalmente legítimo- tienen que recurrir a decir memeces? Iñaki Iriarte, parlamentario de UPN y conspicuo autor de Tramas de identidad, que tan a gusto leímos en su día, debería sentar a sus correligionarios y darles unas clases elementales de historia de Navarra e historia de la propia derecha navarra que, para defender lo mismo, bien lo sabe Iriarte, no recurrían a semejantes majaderías.
Que alguien les explique cómo Iruña, o Iruñea, era la Civitas de los vascones por antonomasia y la misma Pompeluna, la ciudad de Pompeyo, tiene igual raíz. Que toda la toponimia de la ciudad y de muchos kilómetros a la redonda es totalmente vasca y esa es la matriz del Reino de Navarra. Gaztanbide, Pérez Goyena, Iturralde, Caro Baroja, Jimeno Jurío, ¿alguien lo ha puesto en duda en toda nuestra bibliografía? ¿Cuántos documentos municipales de los siglos XVII y XVIII, a la hora de designar párrocos, capellanes, predicadores, escribanos o médicos, consideran “que el lenguaje primero y natural de la ciudad es el basquence”? Quizás en 1645 el vicario de San Cernin estaba haciendo política para Bildu o Geroa Bai cuando afirmaba que “la lengua bascónica es la lengua natural y materna de esta ciudad de Pamplona y su Montaña, y la accidental y advenediza es la castellana”. Si en Iruña “de cien personas que confiesan, noventa son en lengua bascongada”, ¿no hablamos de una ciudad vasca? ¿No dijo Juan de Beriain en su Doctrina Christianaque escribía en el euskera de Pamplona “Cabeza deste Reyno, que es el que se habla en la mayor parte del y el que mejor se entiende en todas las partes”? ¿No dijo el padre Moret en losAnales del Reino de Navarra que los naturales de Pamplona llaman en su lengua Jaun done Saturdi a San Cernín?” ¿Era nacionalista el doctor Joanes de Etcheberri cuando en 1712 escribió Iruña eskualdunen hiri buruzagia, Pamplona capital de los vascos?
A partir de entonces, ¿ha habido un solo escritor, un intelectual, un artista, un viajero, una enciclopedia, un periódico, un político navarro, ¡uno solo, jobar!, que haya negado que Pamplona sea una capital vasca? Desde las primera guías de la ciudad publicadas por el militar Emilio Valverde (1886) hasta la de Pío Baroja en 1956, todas reconocen a Navarra como centro de Vasconia y a Iruñea como su capital. En la de 1926,Pamplona-Navarra. Guía del Turista, el alcalde de Pamplona Joaquín Ilundain escribía: “Lo que hoy es provincia foral de Navarra fue, desde los orígenes de la historia de la península Ibérica, tierra de los vascos. Raza viril, fuerte y austera (…) En el siglo VIII, y ante la invasión sarracena, los vascos del Pirineo constituyeron el Reino de Navarra”. Ese era el tipo de textos que se enseñaban en las escuelas navarras a inicios del siglo XX, con diputaciones carlistas o liberales. ¿Ya entonces estábamos los abertzales manipulando la educación de los niños?
Pero lo peor de esta derecha navarra es que desconoce por completo a sus propios próceres. Algunos sí los conocen, por eso hay que exigirles que pongan más ilustración en el majadal de su partido. No les pedimos imposibles, como sería sofrenar a Ana Beltrán y su grey, incapaces de distinguir un libro de una paca de alfalfa. Los de UPN son navarros, tienen que llegar a entender que para defender la identidad de una Navarra sola no tienen que renegar de sus apellidos, de sus abuelas euskaldunas, del orgullo de la Vasconia pretérita. Que toda la derecha navarrista se ha enfrentado siempre al nacionalismo vasco diciendo precisamente que los verdaderos vascos eran los navarros. E Iruña su capital. El político pamplonés Víctor Pradera, padre del navarrismo y el mayor enemigo de la unidad política vasca, no tenía reparos en hablar ante las Cortes como “un diputado vasco”. Para él, en 1512 Navarra fue “el último pueblo vasco que se unió a España”. En 1918, El Pensamiento Navarrolo llamó “verbo de España y de Euskaria”.
Los directores del Diario de Navarra Garcilaso o Eladio Esparza no iban a la zaga ensalzando a Euskal Herria. Cuando en 1937 murió Francisco Javier Arraiza, exalcalde de Pamplona, el Diario destacó de él “su amor apasionado a su tierra vasca”. El director más duradero, José Javier Uranga, Ollarra, escribía en 1977: “Yo creo en Euskalerría, en el pueblo vasco, en una lengua y una raza, nunca puras, porque nuestra tierra ha sido paso... Pero una cosa es Euskalerría y otra Euzcadi, aunque suenen parecido”. En mayo de 1980, Ollarra confesaba que “Navarra es parte fundamental del pueblo vasco... Es más, yo diría que Navarra es, casi por sí sola, el pueblo vasco”. Y en abril de 1983: “Uno es vasco por raza, apellidos, vocación y deseo (…) Eterno error de los madrileños: Navarra es y seguirá queriendo ser vasca, porque lo de Euzkadi es otra cosa”.
Docenas de libros y artículos a mansalva de toda la derecha navarra redundan en lo mismo, desde carlistas como Baleztena, Etayo o Del Burgo padre, hasta falangistas como Manuel Paternain, Premio Nacional de Literatura, que en su Navarra, ensayo de biografía(Editora Nacional, 1956) dice que Navarra “es la porción más meridional y extensa de todo el País Vasco”. “Nuestra Euskalerria” dice en otras ocasiones. Y Pamplona, claro, su capital.
Con toda aquella gente se podría discutir hasta la extenuación sobre los colores de nuestras banderas y posiblemente no llegaríamos a acuerdos, pero todos aprendíamos. Con quien no se puede hablar de colores es con un ciego que no quiera ver. No pediremos a UPN que en sus parvularios lean textos de Campión, Olóriz o Altadill, ni mucho menos libros de editoriales como Txalaparta o Pamiela. Pero, por favor, que lean algo de sus padres y abuelos políticos. Más de derechas dudo que se hagan, pero más vascos y más navarros seguro que sí.
Y así, cuando del debate político-histórico sobren las perogrulladas, estaremos un poquico más cerca de comenzar a entendernos.

Jose Mari Esparza Zabalegi

NAFARROAKO UMEAK EUSKARAZ ESKOLATZEA SUSTATZEKO KANPAINA

Euskarabideak-Euskararen Nafar Institutuak eta Nafarroako tokiko erakundeek, batez ere Erdialdeko Zonakoek, “Hautatu hezkuntza euskaraz, hautatu D eredua” kanpaina abian jarri dute elkarrekin, 2018-2019 ikasturtean euskaraz eskolatzea sustatzearren, aurrematrikulazio-denboraldiari begira. Aurrematrikulazioaren epea otsailaren 1etik 7ra bitartekoa izango da, Foru Komunitate osoan zehar banatutako irakaskuntza-zentroetan.
Ekimena elkarlanean diseinatu eta planifikatu dute Euskarabideak eta tokiko erakunde interesatuetako euskara-zerbitzuek. Kanpaina bultzatzen duten tokiko erakundeek Nafarroako biztanleria gehiena hartzen dute, eta tartean aurkitzen dira Iruñerria osatzen dutenak ere.
Kanpaina bat dator Euskararen I. Plan Estrategikoarekin (2016-2019), eta euskaldun berriengana zuzentzen den ardatz bat du. Horrela, ardatz horren helburua da euskaraz eskolatzeko aukera orokortzea, seme-alabak hizkuntza horretan ikastea nahi duten Nafarroako familiek aukera hori bermatuta izan dezaten. Halaber, Plan Estrategikoan jasotzen da agente sozial publikoekin nahiz ekimen sozialekoekin batera euskaraz eskolatzearen aldeko komunikazio-estrategia iraunkorrean oinarritutako kanpainak garatzea.

Esperientzia pedagogikoa
Nafarroako euskarazko irakaskuntza-zentroek 40 urtetik gorako denboraldian pilaturiko esperientzia pedagogiko zabala dute.
D eredua irakaskuntza-eredu eleaniztuna da, modu integratuan euskara (irakaskuntzarako erabiltzen den hizkuntza nagusia), gaztelania eta atzerriko hizkuntza bat (ingelesa, frantsesa edo alemana) irakasten dituena; gainera, aukera gisa, familiek atzerriko bigarren hizkuntza bat hauta dezakete. Helburua da eleaniztasun eraginkorra lortzea hizkuntzan murgilduta. Adituen arabera, D ereduaren egokitasuna komunitateko hizkuntza berezkoetatik abiatzea da, horrek dakartzan motibazioa eta gizartean erabiltzeko aukerak kontuan izanda. Derrigorrezko hezkuntza amaitzean, Nafarroako bi hizkuntzatan komunikatu ahal izatea gizarteratzeko elementu garrantzitsua da.

Hezkuntza euskaraz eleaniztasun eraginkorra lortzeko bidea bezala
Euskarazko irakaskuntzak bereziki zaintzen du hizkuntzen tratamendu integratua. Euskara era trinkoan lantzen da, eta horren irakaskuntzarako ikasleetara egokitutako curriculum-jarduerak egiten dira, ikasleen adinaren eta gaitasunaren arabera. Gaztelaniaren irakaskuntzan, hizkuntzaren ezagutza eta literatura lantzen dira, eta, zehatzago, hizkuntza formala eta akademikoa.
Atzerriko hizkuntzei dagokienez, curriculum-edukiak lantzen dira komunikazio-metodologiekin, eta, horrela, ikaslea hasieratik hasten da hizkuntza modu aktiboan erabiltzen. D ereduak, irakaskuntza eleaniztuna izanik, atzerriko hizkuntzak sartzea errazten du, ikasleei beste kultura batzuetarako ateak irekiaz.

Euskara eskolaz kanpo erabiltzeko aukerak
Euskaraz eskolatzeko ereduaren (D eredua) esperientziaren arabera, familiak hizkuntza ez jakitea ez da inolako eragozpena ikaslea eskolan ondo ibiltzeko.
Jakin badakigunez, kasu gehienetan, euskara ez dela ikaslearen etxebizitzako hizkuntza, Euskarabideak eta euskarako udal-zerbitzuek familiei laguntza eman nahi diete eskolaz kanpoko eremuetan; esate baterako, denbora librean edo jarduera kulturaletan. Horren adibide bat www.era.eus da, plataforma digital berria, euskararen ikaskuntza-prozesuan seme-alabei lagundu ahal izateko familiei laguntza eta baliabideak eskaintzen dizkiena.

Euskararen berreskurapen soziala
2016ko Inkesta Soziolinguistikoaren datuen arabera, euskaldun gehiago daude batez ere gazteen artean. 1991n, 16 eta 24 urte arteko gazteen %10 euskalduna zen, eta, handik 25 urtera, 2016an, euskaldunak %25,8 izatera iritsi dira. Euskaraz dakiten gazte gehienak hizkuntza horretan eskolatutakoak dira.

miércoles, 17 de enero de 2018

VECINOS DE FIGAROL PIDEN A UPN QUE HAGAN RECAPACITAR AL PRESIDENTE DEL CONCEJO

Una plataforma vecinal de Figarol ha denunciado diversas "irregularidades" por parte del presidente del Concejo de Figarol, Rafael Martínez Beorlegui, ha pedido a UPN que "haga recapacitar" al alcalde regionalista y ha lamentado que "no se está velando por los intereses del concejo".
"No estamos aquí porque podáis solucionar nada, pero sí os pedimos, sobre todo a UPN, que le hagáis recapacitar", ha afirmado en una sesión de trabajo parlamentaria el miembro de la plataforma Eduardo Traguany, que realizaba estas declaraciones en referencia al presidente del concejo de Figarol acusado de supuestas irregularidades, Rafael Martínez Beorlegui.
Tras advertir que "no se está velando por los intereses del concejo" sino por los intereses del propio alcalde regionalista, Traguany se ha remontado a 1998 para poner en contexto las irregularidades que se achacan al presidente del órgano.
Según ha recordado, los hechos derivan de la cesión de un inmueble, conocido como La Residencia, que el Gobierno de Navarra hizo al concejo en 1998 por un periodo de 9 años y medio.
A su vez, y en un primer momento, el concejo decidió ceder a título gratuito el inmueble a la Asociación Club Hípico Doshaches. Transcurrido ese plazo, sin embargo, se acordó establecer una nueva cesión por otros 10 años, en este caso fijando una renta de 450 euros mensuales.
Tras reconocer que inicialmente la asociación hípica pagó "religiosamente" la cantidad estipulada, Traguany ha subrayado que con el nombramiento del nuevo presidente del concejo, el regionalista Rafael Martínez Beorlegui, que a su vez era el responsable de la hípica Doshaches, comenzó a pagarse 166 euros al mes en lugar de los 450 establecidos.
Al ser cuestionado, Martínez afirmó que se trataba de un "error administrativo" para, posteriormente, tomar la decisión de suprimir la renta fijada. Todo ello llevó al concejal regionalista Agustín Fadrique a denunciar los hechos ante el Tribunal Administrativo de Navarra, que emitió una sentencia emplazando a Martínez Beorlegui a abonar los 16.500 euros que adeudaba.
"Después de 8 meses, el concejo sigue sin reclamarle la deuda a Doshaches y Doshaches sigue sin pagarla", ha denunciado Traguany, que ha lamentado que "no se ha hecho caso a la resolución del TAN" porque "Doshaches es el alcalde del pueblo".
Además, ha criticado las "represalias" sufridas por el concejal que destapó esas irregularidades, José Manuel Pérez de la Iglesia, que fue desahuciado de la vivienda en la que llevaba 20 años residiendo.
Por otro lado, ha puesto de relieve otros hechos supuestamente fraudulentos, y ha explicado cómo el propio Martínez reconoció haber enganchado las farolas al alumbrado público sin el permiso del concejo. Aunque inicialmente se comprometió a pagar lo consumido, medio año después rectificó y aseguró que, como alumbraban un terreno público, no era necesario abonar lo consumido.
En nombre de UPN, Carmen Segura ha destacado que "tanto el recurrente como el recurrido" son regionalistas, y ha considerado que "esto está donde está por concejales de UPN que han denunciado".
Sin embargo, ha advertido que se trata de un "tema municipal" ante el que la Cámara Legislativa no tiene competencias. "Me parece perfecto que se venga al Parlamento, pero creo que el Parlamento poco puede hacer al respecto", ha señalado.

Diario de Noticias

martes, 16 de enero de 2018

EN EL 57 ANIVERSARIO DEL ASESINATO DE PATRICE LUMUMBA A MANOS DEL COLONIALISMO OCCIDENTAL

" Vuestra majestad, Excelencias, señores y señoras, hombres y mujeres congoleses..., ningún congolés digno de ese nombre podrá olvidar jamás que fue mediante la lucha que ganamos la independencia, con una continua y prolongada, ardiente e idealista lucha, en la que no ahorramos nuestra fuerza ni nuestras privaciones, nuestros sentimientos, ni nuestra sangre..., fue una lucha nobel y justa, absolutamente necesaria para acabar con la infamante esclavitud que nos fue impuesta por la fuerza... Este fue nuestro destino durante los ochenta años de gobierno colonial... conocimos la burla, los insultos, los golpes, sometidos mañana, tarde y noche, porque éramos negros... conocimos el atroz sufrimiento de los encarcelados... ¿Quién olvidara los ahorcamientos o las escuadras incendiarias?... Enseñaremos al mundo lo que el negro puede hacer cuando trabaja en libertad, y convertiremos al Congo en el centro de África... ¡Viva el Congo Independiente y Soberano!" (Este vibrante y valiente discurso de Patrice Lumumba, ante el rey Balduino de Bélgica y alarmante para los intereses de las potencias occidentales selló el futuro letal del líder congoleño. 30 de julio de 1960).
Hoy hacen 57 años del magnicidio neocolonial. En la noche del 17 de enero de 1961, después de varios días de malos tratos y torturas, Patrice Lumuba, el electo primer jefe del Gobierno de la República Democrática del Congo, fue fusilado en el patio de una pequeña y aislada casa de la región de Katanga. Agentes de los servicios secretos belgas y de la CIA estadounidense introduejron el cadáver de Patrice Lumumba en un barril de ácido y lo hicieron desaparecer, encaminándose el Congo hacia una de las peores dictaduras africanas del siglo XX.
En 1958, Patrice Lumumba orientó su lucha política por la independencia y la descolonización del Congo por la imposibilidad de una acción social real que fuera permitida las autoridades coloniales belgas y fundo el Movimiento Nacional Congolés, con el fin de lograr un Estado independiente y laico, que ayudara a superar las diferencias tribales y así crear un sentimiento nacional. Buscando una descolonización total de la metrópolis de Bruselas y así erradicar tanto el ultraje como el expolio, que durante siglos, había sufrido el continente africano.
Tras la independencia de la metróplis belga, en 1960, hubo elecciones y Patricio Lumumba llegó a la presidencia del país con un programa nacionalista, anticolonial y de izquierdas. Pero Bélgica la potencia colonial no estaba dispuesta a irse sin dejarlo todo bien atado y las maniobras desestabilizadoras no tardaron en asomar, con el apoyo directo de los EEUU, lo que dio lugar a que apareciesen conflictos con pronunciamientos militares, ataques a la población blanca y disturbios generalizados. Aparte de dejar Bélgica un "regalito", pues entre las condiciones de la metrópoli para la independencia a la República Democrática del Congo, ésta debía asumir la deuda belga en su territorio, con lo que el nuevo estado nacía fuertemente endeudado, lo que causó un calamitoso naufragio de la economía congoleña; a la vez que Bélgica, calculadamente, retiraba todos sus efectivos de sanidad, educación y administración inopinadamente, sin que se hubiera podido establecer un necesario reemplazo. También, Bélgica y los EEUU apoyaron la aventura secesionista de Katanga con el fin de controlar las importantísimas y muy ricas minas que se encontraban allí, siendo la región más rica en minerales del todo país.
Esta región minera autoproclamó su independencia, y Patrice Lumumba denunció esta maniobra provocada por el gobierno belga para defender sus intereses en los yacimientos que se explotaban en la región. Patrice Lumumba pidió ayuda y amparo a la ONU que envió un escaso y testimonial contingente de cascos azules que nada podían hacer, por lo que pidió ayuda a la URSS, que envió asesores y agentes militares al Congo. Este paso ocasionó que los intereses occidentales se sintieran seriamente amenazados. Patrice Lumumba, sin saberlo, acababa de firmar su sentencia de muerte.

"A los colonialistas no les importa para nada África, sólo su propio bien. Se sienten atraídos por las riquezas de África y sus acciones están guiadas por el deseo de preservar sus intereses en África contra la voluntad del pueblo africano. Para los colonialistas, todos los medios son buenos si les ayudan a poseer esas riquezas (...) La independencia política no tiene sentido si no va acompañada de una independencia económica y desarrollo social. (...) Sabemos que África no es ni francesa, ni inglesa, ni estadounidense, ni rusa, África es africana. Sabemos cuáles son los objetivos de Occidente. Ayer nos dividieron en tribus, clanes y aldeas,... Quieren crear bloques antagónicas, satélites,... " (Discurso pronunciado en la apertura de la Conferencia Panafricano en Leopoldville en agosto de 1960).
Ante todo esto, y dos meses después de la independencia del Congo, y en el mismo mes de agosto de 1960, EEUU preparaba una respuesta. El presidente de los EEUU, Eisenhower, ordenó eliminarlo, enviando al agente de la CIA Frank Carlucci, que había sido designado subsecretario de la Embajada estadounidense en Leopoldville, y que posteriormente ocupó el puesto de secretario de Defensa en la administración estadounidense Ronald Reagan.

Un golpe de Estado militar derrocó a Patrice Lumumba en septiembre de 1961.
El 1 de diciembre de 1960 fue detenido por las tropas de Mobutu en Puerto Francqui y trasladado a Katanga el 17 de enero de 1961. Ese mismo día Tshombe, presidente de Katanga, dos de sus ministros y cuatro oficiales belgas, asistieron al fusilamiento de Patrice Lumumba y dos de sus ministros, Maurice Mpolo y José Okito. El cadáver de Patrice Lumumba fue disuelto en ácido y sus restos esparcidos para que no fueran reconocidos. Las torturas a las que fue sometido se hicieron bajo la presencia de soldados belgas y el pelotón de ejecución fue dirigido por un oficial belga.
La ejecución de Patrice Lumumba supuso una gran conmoción en el Congo, y pasados los años, en 1966, el general Mobutu y presidente del país y también uno de los responsables de su asesinato, tuvo que rehabilitar su figura y nombrarlo héroe nacional.
En noviembre de 2001, el parlamento de Bélgica reconocería la responsabilidad de su Estado en la muerte de Patrice Lumumba, pero de un modo vago, negándose a investigar en profundidad y a reparar a los familiares. Y medio siglo después, las autoridades estadounidenses reconocieron su participación en el golpe de Estado y en el posterior asesinato del líder congoleño.
Todo esto refleja y es un ejemplo del imperialismo y el neocolinalismo de las potencias occidentales que siempre han pretendido manejar a África a su antojo. La muerte de Patrice Lumumba fue un ejemplo de resistencia y valentía frente a los poderes extranjeros y ha servido de inspiración a muchos africanos y pasó a convertirse, de inmediato, en un héroe y un mártir venerado de la descolonización.
Su figura y su sacrificio le valieron convertirse en un mito, en una suerte de Che Guevara para los africanos. Grupos de liberación nacional de países africanos se autodenominaron sus sucesores y la URSS bautizó con su nombre la universidad internacional que acogía a los estudiantes de los países amigos.En occidente, el nombre de "Lumumba" se le dio a un popular combinado a base de leche chocolatada y brandy.
Sus asesinos nunca fueron castigados; y en Bruselas no hay ni siquiera una calle que honre la memoria de Patrice Lumumba con su nombre. Pero sí hay en una de las principales avenidas de la ciudad, una colosal estatua ecuestre de Leopoldo II el responsable de la carnicería que supuso el macrogenocidio de cargarse a más del 20% de la población del fértil, inexpugnable e increíble país que hoy conocemos como el Congo.

"Ninguna brutalidad, maltrato o tortura me ha doblegado porque prefiero morir con la cabeza alta, con la fe inquebrantable y una profunda confianza en el futuro de mi país, a vivir sometido y pisoteando principios sagrados. Un día la historia nos juzgará, pero no será la historia según Bruselas, París, Washsington o la ONU, sino la de los países emancipados del colonialismo y de sus títeres." (Extracto de la carta escrita por Patrice Lumumba a su esposa e hijos, pocos días antes de su ejecución).

lunes, 15 de enero de 2018

ELADIO ZILBETI, UN INQUIETO PERSONAJE DE LA IRUÑEA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

Hoy hace 81 años que Eladio Zilbeti, uno de los fundadores de Osasuna y parte importante en la denominación del club rojillo, fue fusilado a manos de tropas franquistas por ser abertzale y de izquierdas. Su corta vida –murió a los 38 años–, sin embargo, dio para mucho, pues no solo se le puede vincular al ámbito deportivo de la época, sino que participó de manera activa en la vida cultural y política de la capital navarra.
Eladio Zilbeti Azparren nació en Iruñea el 4 de diciembre de 1898. Era el mayor de seis hermanos –Jesús, Francisco, Felisa, Amparo y José– y su familia procedía de la montaña navarra. Su padre, Bartolomé, de Casa Putxu en Auritz, se vio obligado, junto a su mujer María, originaria de Bizkarreta, a emigrar a la capital a finales del siglo XIX para buscarse el sustento.
Con el tiempo, Bartolomé logró prosperar hasta el punto de regentar su propio negocio de paños y tejidos en la calle Mercaderes. Eladio fue uno de sus hijos que heredó ese instinto mercantil, aunque optó por centrarse en un sector más novedoso para aquellos tiempos, como era el de agente comercial, primero siendo gerente en Nafarroa de la compañía de seguros Plus Ultra y después dirigiendo su propia agencia, denominada Tirren, en el local de la tienda de su familia. Sin embargo, no fue solo en el ámbito profesional donde demostró ser una persona con un carácter inquieto y precoz.
A punto de cumplir los 15 años, ya ejercía como representante del Iruña Football Club, una de las entidades precursoras del balompié en la ciudad, al igual que la Sportiva, futuro germen de Osasuna, y de la que también formaría parte más adelante. La edición del 7 de septiembre de 1913 de “Diario de Navarra” le ubica entre el comisionado que participó en la cena-homenaje al campeón navarro de lucha grecorromana Javier Otxoa, socio honorario del Iruña y nacido en Urdiain, localidad de la que, años más tarde, se convertiría en alcalde.
Sería del todo injusto reducir el papel de Eladio Zilbeti al terreno deportivo. La vieja Iruñea de principios del siglo XX, en pleno proceso de transición entre su carácter rural y la industrialización que se avecinaba, comenzaba a romper viejos moldes y tradiciones, abriéndose paso, aunque lentamente, a ideas más modernas, tanto en lo político, como en lo cultural y artístico. Y nuestro protagonista no fue ajeno a tal evolución.
No parece casualidad que el amor de su vida, Joaquina, fuese hermana de Emilio Sánchez Cayuela “Gutxi”, primero caricaturista y después un reconocido pintor navarro de la pasada centuria. El padre de estos dos últimos, el también pintor Francisco Sánchez Moreno, regentaba en la calle Eslaba una tienda de venta de útiles y objetos relacionados con las artes plásticas y la decoración, lugar que asimismo hacía las veces de espacio de encuentro y tertulia de artistas de la talla de Javier Ziga y Jesús Basiano.
En ese efervescente caldo de cultivo se ilustró Zilbeti junto a toda una generación de jóvenes creadores, con los que no solo compartió inquietudes culturales, sino también debates ideológicos y correrías nocturnas. Como anécdota de coherencia bohemia, la noche de su boda no la disfrutó en el lecho nupcial, sino en compañía de sus amigos por las tabernas de Alde Zaharra. Otro testimonio de esa profunda camaradería es la litografía con su retrato que se conserva en el Museo de Nafarroa, obra de Gerardo Lizarraga, artista exiliado posteriormente a México y autor de la primera pancarta sanferminera.
Su pasión por la cultura también abarcó otros campos, como el teatral. Haciendo honor a su papel de perejil en todas las salsas, encontramos a Zilbeti en un suelto de “Diario de Navarra” del 12 de mayo de 1919, al que se le atribuye leer «varios telegramas, telefonemas y cartas de adhesión» en un banquete para celebrar el éxito del estreno teatral de Mariano Ansó, a la postre primer alcalde republicano de Iruñea en 1931, llegando a ser ministro de Justicia en 1938 dentro del gobierno de Juan Negrín. Eladio, del mismo modo, se granjeó la amistad del arquitecto Víctor Eusa y fue socio de Eusko Ikaskuntza.

Militante de ANV
Como no podía ser de otra forma, el activismo político de Zilbeti también rompió con las normas establecidas, siendo de los primeros en sumarse a las filas de Acción Nacionalista Vasca (ANV) cuando se constituyó a principios de 1933 en Nafarroa, partido que defendía el laicismo frente a la subordinación religiosa que primaba en los postulados del PNV. También se ha asegurado que pertenecía al sindicato ELA, pero de dicha militancia no se conserva documento alguno. Sea como fuere, cuatro años más tarde, sus ideas le costarían la vida.
Como ya se ha comentado, a la par que se involucraba en la vida cultural y política de la capital navarra, también lo hizo, al parecer con especial protagonismo, en la creación del club futbolístico que representaría a Iruñea a partir de 1920: Osasuna. Pese a la controversia, que continúa hoy día, en torno a la fecha concreta de la fundación del club, lo que sí parece claro es que Zilbeti participó activamente en los encuentros que se llevaron a cabo en el Café Kutz, ubicado en la céntrica Plaza del Castillo.
Ese activo papel se mantuvo en el tiempo, una vez echó a andar la entidad rojilla. Está documentado que en septiembre de 1925 suscribió el reglamento del club en calidad de secretario y que incluso dirigió una junta pocos meses después, debido a la ausencia del por entonces presidente, Aurelio Álvarez.

Polémica epistolar en torno a la autoría del nombre de Osasuna
Más polémico resulta atribuirle la autoría del nombre –por lógica hay que suponer que fue de los defensores de que la denominación fuese en euskara–, una cuestión que suscitó un cruce epistolar en las páginas de “El Pensamiento Navarro”, una década después de su fusilamiento. El 15 de octubre de 1947, el rotativo carlista publicaba una carta de su hermano Francisco, bajo el seudónimo Beti-Isil –debió haber un error de transcripción, pues en realidad era Isil-Beti, mucho más lógico por su similitud con el apellido Zilbeti–, en el que en primera persona (como si fuese Eladio) defendía como suyo el hecho de haber elegido la denominación del equipo.
«Para encontrar el nombre vasco que necesitábamos fuimos comisionados el señor Perillán Ortiz de Urbina y este servidor de ustedes. Ninguno de los dos conocíamos el idioma vasco. Y recurrimos a mi difunta madre y a Chomin Meaurio, el ex jugador osasunista, que me ofrecieron estos tres vocablos: Gogorrak (los fuertes), Osasuna (salud) y Lagun enertean (entre compañeros). Sometidos que fueron a la Directiva, se eligió por unanimidad Osasuna, sin que en ello tuviera intervención alguna el señor Adoain, como se ha afirmado», argumentó en dicha misiva.
Cuatro días más tarde, el aludido, Benjamín Adoain, a quien de manera oficial siempre se le ha atribuido la paternidad del nombre de Osasuna, circunstancia por la que llegó a ser homenajeado años más tarde, contraatacaba en el mismo medio de comunicación, asegurando que, aunque él no pertenecía a la comisión para designar la nueva denominación, a la vista de que «los días transcurrían y nada se resolvía, de mi puño y letra y por mi propia iniciativa se dio principio a una relación de nombres vascos». Inspirado por el título de un libro sobre gimnasia sueca –“Salud, Fuerza, Belleza”–, «encabecé la lista con los dos nombres primeros, pidiendo después al vizcaino Meaurio la traducción al vascuence de la palabra “salud”, ya que la de “fuerza” la conocía». «Los dos nombres, Osasuna e Indarra, fueron los únicos que se defendieron en la junta general celebrada al objeto en el Café Kutz, por más señas, siendo el mejor paladín de Osasuna por envolver concepto más fino, el difunto Pepe Huici», concluía.
Tratando de cerrar la porfía, el periodista de “Diario de Navarra” Ángel Goicoechea, autor del libro “Osasuna, campeón”, publicaba en su periódico del día 22 de ese mismo mes un breve escrito, ratificando la versión que ha trascendido hasta hoy día, citando el testimonio del finado Pepe Huici. Su último párrafo incluía una valoración particular que bien podría ser utilizada de forma inversa y que demostraba que las heridas de la guerra seguían abiertas. «Por eso no rectifiqué. Es natural. Bueno, por eso, y porque no vi solo y exclusivamente un afán de esclarecimiento. Quizá la paternidad fuese lo menos importante. Se dejaban traslucir rencillas –¿políticas? ¿sociales?– que no quise alimentar», apuntaba.
Lo que sí es cierto es que desde aquel debate epistolar la existencia de Eladio Zilbeti quedó relegada al olvido –no convenía al régimen franquista reconocer que personas abertzales y de izquierdas habían sido fundamentales en los primeros pasos de un club con tanto raigambre en Nafarroa–, una laguna a la que los sucesivos rectores del club, a propósito, por dejadez o por ignorancia, no quisieron poner remedio recuperando la memoria histórica de aquellos fundadores de la entidad rojilla.
Solo la labor investigadora en los últimos años del periodista de “Diario de Noticias” Félix Monreal y la publicación del libro “El corralito foral”, de Iván Giménez, donde hay una referencia a Zilbeti en su página 90, han posibilitado desenterrar esa parte de la historia de Osasuna. Recogido el testigo por la plataforma Sadar Bizirik, el pasado 16 de septiembre, ese inquieto iruindarra de principios de siglo XX gozó del merecido reconocimiento oficial con la inauguración de una calle con su nombre, junto al estadio del club que fue una de sus pasiones.

Natxo Matxin, en GARA

KORSIKA: ZIKLO POLITIKO BERRIA HASTEAR

2017ko abenduko Korsikako hauteskundeek bertako nazionalismoaren garaipena ez ezik, ondorio politiko nabarmenak ere ekarriko dituztela uste dugu. Izan ere, “Pe a Corsica” koalizioak lortutako emaitza historikoak (botoen %56,5 bigarren itzulian) frantziar jakobinismoaren jarrera politiko zurrunak bigundu beharko lituzke: hemendik aurrera Parisek ezin izango du entzungor jarraitu irlako abertzaleen eskakizun politikoen aurrean. Are gutxiago kontuan harturik nazionalistek gehiengo absolutu oso zabala (63 eserlekutik 41) eskuratu dutela Korsikako Asanblada berrian.
“Pe a Corsica” koalizioak (“Femu a Corsica” autonomistak eta “Corsica Libera” independentistak osatua) bere ibilbide arrakastatsua jarraitzen du. 2015eko eskualdeetako hauteskundeetan estreinatu zen, Korsikako Biltzarrean %45eko ordezkapena lortuz, gehiengotik gertu. 2017ko Frantziako ekaineko hauteskundeetan bere arrakasta sendotu zuen, uharteko 4 diputatuetatik 3 eskuratuz. Aurreko abenduko emaitza bikainak (%65eko ordezkapena irlako Asanbladan), beraz, goranzko joera baten ondorio zuzenak dira, Parisek oso kontuan hartu beharko duena.
Joera horren atzean hainbat faktore daude: FNLC talde armatuaren desagerpena 2014an, abertzaleen arteko elkarlana erraztu zuena. Uharteko eskuin eta ezker frantsesaren diskurtso jakobinoaren gabeziak, korsikarrak -batez ere gazteak- gero eta gutxiago motibatzen dituena. Eta autonomia zabalaren aldeko diskurtso ilusionagarria nazionalistek ondo landu izatea, herritarrekin oso ongi konektatu duena.
Hauteskunde hauen bidez Korsikak Lurralde Kolektibitatearen estatusa lortu du, orain arte uhartean zeuden bi departamenduen ordez. Praktikan, horrek esan nahi du irlako Asanblada Nagusiak autonomia eta eskuduntza gehiago izanen dituela. Noraino iritsiko diren eskuduntza horiek inork ez daki oraindik, Pariseko gobernu zentralarekin negoziatu behar direlako. Orain arte Korsikako Asanbladak ez du botere legegilea izan, adibidez, Parisek ez baitio inoiz inori transferitu ahalmen hori, bere jakobinismoaren seinalea.
Botere legegilea eta fiskalaz gain, hiru dira abertzaleen eskaera nagusiak: korsikeraren koofizialtasuna, egoiliar estatusa eta preso politikoen (FNLCrenak) amnistia.
Hizkuntzari dagokionez Frantziak iraultzatik datorkion tradizio jakobino luzea dauka, linguizida ere badena: Konstituzioak hizkuntza bakarra onartzen du (frantsesa, jakina) eta Korsikako Asanbladan abertzaleak korsikeraz mintzatzeak, esaterako, frantses asko asaldatzen ditu. Arlo honetan urratsak emateak, bestalde, euskaldun, bretoi edo alsaziarren gogoak ere suspertu litzake.
Egoiliar estatusak turismo masiboaren aurkako ereduari eta bere ondorio gaiztoei aurre egin nahi die, irlako biztanleriaren onerako. Korsika Frantziako lurralde pobreenetako bat da, turismoa da bere sektore ekonomiko nagusia, eta abertzaleak garapen ekonomiko iraunkorra bermatzen duen beste eredu baten alde daude.
“Pe a Corsica” koalizioa osatzen duten bi indarrak, autonomista eta independentista, bat datoz epe laburreko helburu nagusia uharterako autonomia zabala lortzea dela onartzean, autodeterminazio erreferendumaren aukera baztertuz. Jean-Guy Talamonik, “Corsica Libera” alderdi independentistaren buruak, jakin badaki hurrengo 10 urteetan autonomia sendotu egin beharko dela independentziarantz jauzi egin aurretik.
Gilles Simeoni eta Jean-Guy Talamoni dira “Pe a Corsica” koalizioaren aktibo nagusiak. Simeoni zen koalizioaren zerrendaburua, eta orain arteko Korsikako gobernuaren presidentea. “Femu a Corsica” alderdi autonomistaren burua, behin baino gehiagotan esan du bere ametsa Kataluniaren antzeko autonomia lortzea dela, nahiz eta bertako prozesu independentistarekin ados ez egon.
Jean-Guy Talamoni, “Corsica Libera”ren burua, aldiz, betiko independentista da. Korsikako Asanbladaren presidentea izan da orain arte, eta Kataluniako prozesu independentista sarritan txalotu du. Ekitaldi ofizialetan inoiz ez du Frantziako ereserkia abesten, eta ez du Frantziako xingola eramaten. Korsikeraz hitz egiten du dituen aukera guztietan, frantziar jakobinistenen aztoramena eraginez.

naziogintza.eus

domingo, 14 de enero de 2018

MATAR EN URBASA: EL DERECHO A LA VERDAD NO PRESCRIBE

A la pregunta que titula el libro ¿Qué hicimos aquí con el 36? cabe responder que, con el 36, hicimos de Urbasa un matadero para ocultar el asesinato de civiles no armados, no combatientes, lejos del frente y, únicamente, por sus ideas. Y la pregunta es procedente porque no tuvieron que venir de fuera para esta tarea. Aquí, en ayuntamientos, concejos, sacristías y cuartelillos, se decidió a quiénes, cuándo y cuánto se les hacía pagar por no ser afectos. Aquí se aplicó la pena y con recursos propios.
No hay que ocultar los hechos, ni las causas, ni las consecuencias. El derecho, individual y colectivo a conocer la verdad no prescribe. Sólo conociéndola se puede evitar la repetición de hechos similares. Placas, diplomas, homenajes… son más baratos y vistosos, pero no suplen a la verdad. Porque la Memoria Histórica o empieza por esclarecer los hechos o no es nada. Conocer lo ocurrido es higiene mental y ética y a nadie ha hecho daño nunca, como el agua y el jabón, salvo a quienes aman la mugre.
Desde que se inició el Alzamiento comenzó la represión sobre los no adictos, con muchas variantes, de las que también me ocupo en el libro, y empezaron lo que, más tarde e impropiamente, se llamaron fusilamientos. En Urbasa no los hubo. Todo fueron disparos, uno o dos máximo, de arma corta en el cráneo, hechos a poca distancia.
Un asesinato es un homicidio con agravantes y Urbasa era un lugar propicio para todos los agravantes. Premeditación, alevosía, superioridad armada, discriminación ideológica, ensañamiento, impunidad, nocturnidad y despoblado.
Estos crímenes son delitos de terrorismo, en cuanto a los objetivos perseguidos, y delitos de odio, en cuanto a su motivación. Urbasa era un territorio bien conocido solo por quienes desarrollaban allí alguna actividad -ganadera o forestal-. El tránsito de vehículos por las dos carreteras existentes, construidas solo una década antes, era prácticamente nulo en aquel verano.
Pero esas dos carreteras, que discurren próximas a las simas, facilitaron a los asesinos el traslado, hasta el lugar elegido, de las víctimas, cuyos cadáveres fueron arrojados a su interior tras darles muerte. Profundas las dos utilizadas y en forma de campana una, la de El Raso de Urbasa, y de embudo invertido otra, la de El Dos, que solo se empezó a llamar de Otsoportillo, y por error, a partir de 1980.
Se subía de amanecida o ya echada la noche. Y los disparos a esas horas no incitaban a la curiosidad, sino al miedo de quien pudiera estar próximo.
Hubo dos lugares más de asesinato que añadir. Uno, puramente circunstancial, El Haya de los Maestros, y otro excepcional, El Balcón de Ubaba, sobre el Nacedero del Urederra, usado este por gente foránea para acabar con gente igualmente foránea. Y se usó excepcionalmente, porque los cadáveres caían a términos de Baquedano, lo que obligaba al concejo local a retirarlos a su costa.
De las desapariciones forzadas de Urbasa, crímenes en cualquier caso, solo hubo víctimas de dos clases, las que padecieron la pérdida en un instante, el tiro en la nuca, y las condenadas a padecer esa pérdida en lo que les quedaba de vida, los suyos, su familia. A unos y otros, los identificamos.
Los represores hicieron su aportación de forma muy variada. Los hubo entre los alcaldes, concejales, párrocos, jefes de línea de la Guardia Civil, juntas locales carlistas o falangistas, facilitadores de recursos y vehículos (imprescindibles en este caso), grupos de irregulares adictos, vecinos denunciantes. Un día determinado y por alguna circunstancia difícil de precisar, previo aviso y autorización de la autoridad militar local, se pasaba el recado y un grupo de adictos, también local, acababa con la vida de la víctima.
El objetivo no es saber quién apretó el gatillo, sino que hubo voluntades locales que decidieron, colaboraron, aceptaron y consintieron cada uno de estos crímenes. Y hay una responsabilidad retroactiva, porque la historia no se puede cambiar, pero sí se puede y se debe ser crítico con lo ocurrido y condenarlo.
Hubo víctimas de todos los colores políticos (ugetistas, socialistas, nacionalistas, Izquierda Republicana, apolíticos, comunistas, anarquistas). Incluimos a nacidos en ocho comunidades autónomas y catorce provincias, pero residentes en Navarra en su mayoría. Entre 19 y 59 años de edad. Obreros, ferroviarios, labradores, ingenieros, gerentes, rentistas, oficiales de la Guardia Civil, etc. Ningún analfabeto, pero sí cinco maestros.
Han pasado más de siete años desde que empezamos a desarrollar este proyecto, con la participación activa de los ayuntamientos amescoanos. En total, cerca de 150 personas han hecho aportaciones al mismo. Partimos del libro de Marino Ayerra Redín, No me avergoncé del Evangelio (Argentina, 1958). De los materiales de encuesta de José María Jimeno Jurío, maestro y amigo, y de sus informes sobre las simas, personales de la que encontró abierta y obtenidos de los espeleólogos estelleses sobre el resto. De los apuntes de Luciano Lapuente, estudioso y amigo. Y de las informaciones de Eugenio Roa, espeleólogo y amigo, sobre su descenso a la sima de El Raso, en los años cincuenta. Las encuestas hechas a familiares-hijos, nietos, sobrinos y vecinos (unas ochenta personas en total). Los numerosos expedientes instruidos por los alzados que hemos podido consultar, especialmente en el Archivo Real y General de Navarra. En ellos, el represor, preñado de fundamentalismo, señala a los no afectos, con sus informes y sus conclusiones. Establece la represión a aplicar a las víctimas, en escritos, con fecha y firma. Hemos logrado así altas cotas de objetividad dándoles voz, identidad y oportunidad de condenarse a sí mismos con esas afirmaciones que dejan bien probada la inconsistencia de las denuncias y la conducta criminal practicada. Todo ello en documentación, cuyas referencias archivísticas citamos y que es accesible al público.
Y hay que añadir, aunque es obvio, que los autores de estos delitos no fueron juzgados nunca por ellos, no cumplieron pena alguna por haberlos cometido, no resarcieron a las víctimas de los daños producidos, no reconocieron el dolor causado, no mostraron arrepentimiento público, ni pidieron perdón.
Y a los expedientes de Incautaciones, Responsabilidades Políticas y Depuración de Funcionarios se unieron los de Presunciones de Muerte, en los que no se decía que las víctimas habían sido asesinadas, sino “muertas en la lucha nacional contra el marxismo”, circunstancia que los Jueces de Instrucción exigían fuera avalada por los testigos firmantes.
Hemos publicado un libro riguroso y documentado, que contribuye a esclarecer lo ocurrido en Urbasa y en los valles amescoanos. Y lo hacemos, hasta donde ha sido posible, caso por caso, con nombres, apellidos y fechas, víctimas y victimarios, lugares y circunstancias, causas y consecuencias. Creemos haber identificado a la gran mayoría de los asesinados en Urbasa y su localización. Y descrito el desarrollo y resultados de nuestro proyecto.
Esto, reitero, sin subvención alguna del Gobierno de Navarra, ni saliente, ni entrante. Y sin que, en los siete años de tarea que llevamos, ningún partícipe en el proyecto haya sido remunerado.
Hemos demostrado que ese derecho imprescriptible a la verdad puede y debe ser satisfecho desde el poder público. Y que los archivos, los accesibles y los que quedan por abrir, pueden dar mucho de sí.
Hemos denunciado que la Ley llamada de Memoria Histórica de 2007 nació con carencias graves y que, como en todas, basta para incumplirla con no dotarla de presupuestos. Con o sin excusas. Y que el problema no son las leyes, sino la voluntad política de cumplirlas. Con la demostrada hasta el presente, nuestros muertos están próximos a ser considerados obsoletos. Hemos aclarado que, gestos aparte, en lo relativo a Urbasa, tras las encuestas de Jimeno Jurío de 1977-1978, no se había avanzado en absoluto. Y que solo el que sacudiéramos el arbolico con nuestro proyecto de 2010 ha propiciado avances sólidos y objetivos.
Pero resultamos incómodos para algunos. Por haber hecho, y con resultados muy positivos, lo que los poderes públicos no han asumido nunca. Porque a algunos, que no se cansan de vocear eso de Verdad, Justicia y Reparación, les da pereza ponerse a buscar la Verdad, porque la investigación histórica es muy laboriosa, costosa, a veces muy indiscreta y, siempre, muy poco fotogénica.
Porque hemos procurado no acoger en nuestro proyecto ni en nuestros actos, a los que tratan de obtener, de la Memoria Histórica, réditos políticos, mediáticos, económicos o curriculares. No hemos hecho el trabajo para ellos, sino para las víctimas y para los interesados en saber lo ocurrido.
Porque hemos dejado al descubierto algunos errores y falsedades, deliberados y consentidos, tendentes a adjudicar a las víctimas ideologías, afinidades, incluso orígenes, que no tuvieron. En definitiva, a reinventar la historia.
Y, como resulta difícil cuestionar el proyecto y el libro, hay quien ha optado por rodearlo de un biombo de silencio, para que no se visibilicen uno y otro. Luego derramarán lágrimas de cocodrilo por “esos muertos que siguen anónimos en las cunetas”, mientras dificultan que las noticias que damos sobre lo ocurrido y que podrían orientar a sus familiares en la búsqueda, tengan divulgación. Pero cada uno se muestra como es, en sus palabras y en sus silencios.

Balbino García de Albizu, en Grupo Noticias